El fuego deja devastado Fort McMurray, en Canadá