Los conflictos laborales, llevados al extremo en Francia