Alerta contra los ataques racistas: "Italia no puede convertirse en el salvaje oeste"