Una aerolínea obliga a los pasajeros a poner dinero para pagar el combustible