Acción de Gracias paraliza el país más poderoso del mundo