Fijos y temporales, iguales en el despido