El miedo se instala en Japón mientras la UE lo califica de "apocalipsis"