Puigdemont en Bruselas: un regreso complicado