Los vecinos otra vez luchan cuerpo a cuerpo con las llamas