La imprudencia de un nonagenario estuvo a punto de acabar en tragedia en Riazor