Las pecas son imperfecciones, la campaña publicitaria que indigna a los londinenses