Una huelga del sector servicios paraliza Grecia