Olivia perdió un brazo rodando Resident Evil pero mira a la vida con optimismo