Los hipotecados, indignados con la decisión del Supremo