Almudena Román: “No me gustan las personas adictas al trabajo”