La guerrilla tamil y el Ejército de Sri Lanka se culpan de la muerte de 3.200 civiles