Los grandes empresarios dan un golpe en la mesa para reconducir las elecciones en la patronal