Unas grabaciones demuestran los encuentros de Berlusconi con D'Addario