La pareja homosexual niega que compraran a su propia hija por 10.000 euros