Un hombre de 26 años asegura que sufrir un ictus lo volvió gay