Ante los riesgos de incendios Galicia ha reforzado los controles