Una dieta rica en frutas y verduras puede ralentizar la progresión de la ELA