Los forenses definen a Montserrat como "fría" y "con poca capacidad para empatizar"