El fiscal jefe Anticorrupción, copropietario de una empresa en Panamá