Bankia, ¿un relato con culpables?