La 'hora feliz' en bares y discotecas, en peligro de extinción