Una familia media estadounidense destruye 200 metros cuadrados de hielo al año