Una exmodelo francesa que llevaba la talla 32 se rebela contra el mundo de la moda