La excúpula de Bankia, al banquillo