La llamada al voto de los abstencionistas marca el cierre de la campaña electoral