Los etarras guardaban 500 kilos de explosivos en la casa de Portugal