Los gatos también padecen de hipertensión, al igual que los humanos