Un estudio refleja los cambios alimenticios de los españoles desde que comenzó la crisis