Un estudio cuestiona que las grasas saturadas no sean saludables