El estrépito de una barandilla al caer pudo provocar la estampida en Turín