Ignacio González sigue en su línea dura pese a tres semanas de protestas en la sanidad