El juez interroga a los siete yihadistas detenidos que enviaban armas a Siria e Irak