Cinco de los once yihadistas arrestados en Cataluña son españoles conversos al Islam