Grau prefiere creer "en Dios" antes que en Rita Barberá