La violencia empaña las celebraciones independentistas del 1-O