Las víctimas del Yak-42 reclaman coherencia