El debate sobre los viajes de los diputados, al rojo vivo