Los verificadores creen que confirmar el desarme de ETA corresponde a los Gobiernos