Los ultraderechistas aprovechan el clima político para sus actos violentos