El tribunal vuelve a rechazar la declaración de Rajoy y acepta el cambio de orden de los acusados