Los transeúntes permanecen atrincherados en los establecimientos de Las Ramblas