La tranquilidad de Brieva se ve interrumpida por el ingreso de Urdangarin en su prisión