Una auditoría de la extinta CDC revela pagos anónimos de casi 3 millones de euros