Los terroristas de Cataluña tenían 100 kilos de explosivos, la mayor cantidad acumulada por una célula en Europa