Los terroristas de Barcelona podían saltarse todos los preceptos del Islam para pasar desapercibidos